Centro de Investigación Mente y Cerebro

La parcela en donde se sitúa el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento tiene una posición privilegiada en el Campus Universitario de Cartuja, en una cornisa orientada a poniente con hermosas vistas de la ciudad baja, la vega de Granada y el paisaje montañoso lejano.

El proyecto considera fundamental la manera de asentarse en el paisaje de la ladera de Cartuja: lo hace reconstruyendo con su edificación la cornisa existente a la cota 770, de tal forma que en la plataforma de acceso superior, el edificio aparece con una única planta, descolgándose en estratos que dan continuidad a la propia topografía de la ladera. Se concibe así el edificio en continuidad con la estructura topográfica del talud, siendo sus estratos una metáfora construida de la propia estructura del paisaje.


La posición encastrada en la pendiente ha posibilitado trabajar con dos escalas, una mas próxima y amable en relación a Campus de Cartuja que se aprecia en cómo el edificio aparece bajo, horizontal y terso en la plataforma superior y otra escala, que tiene que ver con el paisaje lejano, en donde el edificio se muestra mas abstracto con huecos netos y profundos.

A pesar de las numerosas áreas del programa de laboratorios que requieren espacios cerrados debido al tipo de investigación que se en ellos se desarrolla, el proyecto propone un edificio en donde la luz y las vistas penetran y son protagonistas de los espacios colectivos previos de estos laboratorios y de los demás espacios generales del edificio.


El proyecto propone dos accesos independientes, uno por la parte superior, relacionado con la Facultad de Psicología, y otro, en la parte baja, aprovechando así el fuerte desnivel presente en la parcela. Ambos accesos se hacen evidentes en el edificio a través de un amplio patio que los relaciona y que articula el preciso volumen construido.

En el acceso superior el edificio se presenta amable con una única planta que ofrece desde su vestíbulo una panorámica muy apaisada de la ciudad. En esta planta se sitúan todos los despachos de investigadores, profesores, dirección y administración, así como los seminarios y las salas de conferencias, muy relacionadas con el vestíbulo principal de acceso. Este nivel, por su actividad más publica y permeable, se estructura mediante una sucesión en peine de patios abiertos al paisaje.

Los laboratorios se sitúan en las sucesivas plantas inferiores. Están proyectados como una estructura unitaria que permite diferentes concreciones para adaptarse a los diversos programas de laboratorios solicitados por cada uno de los equipos investigadores. Todos cuentan con una antesala longitudinal que es la única dependencia que se abre al paisaje que introduce la luz, como un patio horizontal, al interior de los espacios de circulación y que comunica con un espacio exterior que posibilita un  lugar de descanso al aire libre dentro del propio laboratorio. La flexibilidad de estos módulos permite la evolución en el tiempo de una a otra configuración según las distintas necesidades que se vayan planteando. En la planta inferior se sitúan la resonancia magnética, la unidad clínica y los laboratorios de biología animal que requieren un mayor contacto con el público externo o acceso rodado directo.


Dada la diversidad de actividades y laboratorios, así como los requerimientos de evolución en el tiempo, el edificio se organiza con una fuerte estructura de orden a partir de una banda transversal que acoge todos los sistemas, espacios y conducciones de instalaciones así como el sistema de accesos vertical y horizontal a los diferentes laboratorios, despachos y espacios de investigación. Esta estructura transversal se hace muy patente en la planta abierta de instalaciones en la cubierta del edificio

El edificio se ha construido con un sistema de bandejas de hormigón armado que se cierra perimetralmente con paneles prefabricados de GRC blanco que han estructurado con sus despieces  los cerramientos ciegos de fachada, aligerando las cargas verticales en bordes de estructura que tienen una importante repercusión en una zona sísmica como Granada, que han acelerado y economizado el proceso de ejecución del edificio

En los acabados interiores se han utilizado suelos continuos de terrazo gris, revestimientos de paneles de alta densidad blancos y separaciones de vidrios matizados sobre estructuras o carpinterías de aluminio. El ambiente de los espacios interiores se ha querido a la vez discreto y cordial, cualificado fundamentalmente por la luz tamizada de los patios y celosías, un fondo neutro y acogedor para la actividad investigadora que le dará vida al edificio.


Fotografías de Luis Casals.

+Info MartinezySoler

+Info AV13

 

Martinez Soler + AV13 Arquitectos

Dirección: Campus Cartuja

Día de la visita: 5 Diciembre

Hora de la visita: 12.00h

Número Máximo Personas: 25

Hay que ser miembro de Aseja para asistir

Visita Finalizada